El fútbol tiene un gran impacto social. Eso no es noticia, pero hay instituciones enfocadas únicamente a buscar esta repercusión positiva que puede tener el deporte en las comunidades y buscar un beneficio de campo a campo.

Streetfootballworld trabaja en el ámbito del fútbol para el desarrollo. Durante los últimos 16 años, la organización ha creado y desarrollado una red de organizaciones que utilizan el fútbol como una herramienta para transformar sus comunidades. La membresía a la red de streetfootballworld requiere que las organizaciones cumplan una serie de criterios de calidad, reconocidos en el mundo del fútbol para el desarrollo. Como parte de su misión, streetfootballworld apoya a las organizaciones miembro de la red facilitando el acceso a recursos, intercambio de conocimiento y visibilidad. La red de streetfootballworld cuenta con 127 organizaciones que implementan programas en 85 países de todo el mundo.

Hablamos con Thomas Preiss, el Chief Operating Offce (COO) de Common Goal, la iniciativa más reciente de streetfootballworld.

ESBS Insight: Dentro de los pilares de la organización se busca el “impacto social positivo gracias al fútbol”. Sabemos que existe, pero ¿cómo se puede maximizar este resultado en la industria del fútbol?

Thomas Preiss: Hace un par de años nos dimos cuenta que una de las principales oportunidades para amplificar el impacto del fútbol para el desarrollo era establecer una conexión intrínseca entre la industria del fútbol profesional y el fútbol como herramienta de transformación social.

Ese enlace no existía hace cuatro años cuando yo llegué a streetfootballworld, aunque eso no quiere decir que el mundo del fútbol profesional no estuviera apoyando ya iniciativas de índole social.

Hay fundaciones, jugadores con iniciativas o esfuerzos de diferentes ligas, y algunos están haciendo un buen trabajo, así que no quiere decir que el mundo del fútbol profesional no esté haciendo nada hasta la fecha, pero ciertamente se puede decir que eso no es parte del modelo de negocio del fútbol profesional, no está incrustado en el núcleo mismo de la industria.

El otro problema es que se pierde mucho si se actúa de forma individual. Si todas estas entidades ejecutan proyectos aislados, la inversión está más limitada; pero si se busca un esquema más integral e invertir con una estrategia conjunta, los resultados pueden ser más accesibles. Esta es la razón por la cual las firmas de capital de riesgo tienen estos grandes fondos, para que puedan invertir estratégicamente en varias áreas. Estamos tratando de hacer lo mismo con el fútbol, donde exista una agenda social compartida.

Creemos que la competencia tiene sentido en el terreno de juego, pero si nos fijamos en el impacto social, no hay una razón válida por la que debas competir, se trata de la colaboración, que es la mentalidad que queremos difundir en toda la industria.

ESBS Insight: En 2017 streetfootballworld lanzó la iniciativa Common Goal con un objetivo simple: que todos los miembros de la industria del fútbol, competiciones, clubes o jugadores se comprometieran a donar el 1% de sus salarios a un fondo central.

De este fondo se harían las inversiones y donaciones a organizaciones de alto impacto que aprovechan el poder del fútbol para promover los Objetivos Globales de las Naciones Unidas.

ESBS Insight: ¿Cómo nació Common Goal?

TP: Hace dos años comenzamos el proyecto de Common Goal junto con Jürgen Griesbeck, CEO y fundador de streetfootballworld. Sabíamos que tenía que ser un cambio que debía provenir desde dentro de la propia industria; no se trataba de nosotros, los involucrados en organizaciones sin fines de lucro que estamos fuera diciendo “tienes que hacerlo mejor”. Tenía que ser desde dentro, pero sabíamos que necesitábamos voces poderosas y la encontramos con Juan Mata.

Él había dado una entrevista un par de años antes en la que hablaba con franqueza sobre su posición como jugador de fútbol y lo que significa. Creo que usó los términos “vivir en una burbuja” y la “vida real”; la primera, sobre los futbolistas; y la segunda, en referencia a la que viven sus amigos fuera de la industria. En la entrevista mencionó que felizmente aceptaría un recorte salarial si algunos de los valores que se construyen en el fútbol no fueran eclipsados por la comercialización del deporte, así que lo conocimos y fue una alianza perfecta. La idea y el rostro de Juan, que es auténtico, ha logrado mucho en el fútbol y es extremadamente apasionado, todo eso puso en movimiento las cosas.

Nuestra idea inicial no era lanzarlo solo con Juan Mata, nuestro plan era utilizar a 11 jugadores que representaran a toda la diversidad del fútbol, pero no pudimos seguir con ese plan. Lo intentamos por cerca de ocho meses y no pudimos reclutar a este equipo debido a todas las barreras que se construyen en el fútbol, por lo que la idea de lanzarlo solo con Mata fue el “Plan B” y él fue lo sufcientemente valiente para decir “No tengo miedo, adelante; creo en el proyecto”.

Luego las cosas cambiaron por la reacción masiva y positiva del mundo del fútbol, de los jugadores, los aficionados y los periodistas. Tuvo un gran impacto, comenzando con la primera comunicación, que por pura coincidencia sucedió el mismo día en que Neymar se unió a Paris Saint-Germain por la locura de 222 millones de euros, por lo que tuvo una historia cultural en el fútbol en relación con la comercialización y ese fue el momento en que la gente sintió “esto es una locura”, y el mismo día estábamos implementando la estrategia de plantar la idea en la mente de la gente: “¿Qué pasaría si parte de eso fuera para ayudar al mundo y se conectara a una causa?”

Después las cosas cambiaron porque algunos jugadores se acercaron de manera proactiva. Ahora, un año después de comenzar, tenemos más de 60 jugadores y directivos, además del primer club, así que lo estamos construyendo paso a paso.

ESBS Insight: Vamos a llevarlo al campo de juego. ¿Qué tipo de trabajo se realiza con estas ONGs?

Continúa leyendo la entrevista en el primer número de ESBS Insight

thomas_

Thomas Preiss
Common Goal